Archivo de la categoría: Italiana

Caballa alla Pizzaiola

La “pizzaiola” es una salsa típica napolitana que viene a decir algo así, como a la manera de la pizza,  sus ingredientes básicos son el tomate, el ajo y el orégano … aunque cada día es más común que la salsa de tomate que llevan las pizzas sea de bote, realmente debería ser una salsa casera de tomate con ajo y orégano, al  menos. Con estos tres ingredientes bastaría para ser considerada “alla pizzaiola”, pero por lo general se le suelen añadir algunos más a gusto del cocinero, claro. Sé que se hace con más de un pescado, pero puede que el más popular sea el atún, yo esta vez he preferido hacerlo con unos filetitos de caballa que con tomate casa estupendamente. Probablemente lo más complicado de esta receta sea sacar los filetes de caballa y, o bien se lo pides al pescatero, o bien lo sustituyes por atún o pez espada y en el tiempo que se fríe el tomate, tienes un plato de lujo!

Caballa

Ingredientes:

Una caballa por comensal, 1/2 k. de tomates (también vale triturados), 1 vasito de vino blanco, un puñado de aceitunas negras sin hueso a gusto, 150 gr. de alcaparras, 3 dientes de ajo, harina, aceite de oliva, albahaca, perejil, orégano, sal y pimienta.

Lo primero, en una sartén con aceite, preparamos un sofrito con ajo, tomate, albahaca, perejil, orégano, aceitunas y alcaparras. Lo dejamos sofreir hasta que el tomáte esté frito, cuanto más troceado mejor, así se hará antes.  Después, salpimentamos los filetes de caballa y los pasamos por harina. Seguidamente incorporamos la caballa a la sartén con la salsa.  A continuación, mojamos con el vino blanco. Dejamos cocinar y reducir durante 10 minutos. Servir y decorar con unas hojas de albahaca y un chorreoncito de aceite. ¿Fácil, no?

Anuncios

Tiramisú. Paso a Paso

Esta receta la publiqué hace ya algún tiempo, entonces apenas  (aquí) le hice fotos y quedó muy teórica la explicación. Esta vez he fotografiado el proceso para que resulte más claro. Aunque entretenida es una receta muy simple, que no necesita horno y que suele gustar a casi todos. Generalmente hago una fuente generosa, pero también se puede montar el tiramisú en copas de helado como postre individual, muy coqueto e ideal si tienes invitados!

Ingredientes: 250 grs. de mascarpone, bizcochos de soletillas, 2 yemas de huevo y sus dos claras por separado, 2 ó 3 vasos de vino dulce (en el original se utiliza el Marsala), 4 cucharadas de azúcar, un café espresso cargadito, tipo stretto, 2 dl de nata, cacao en polvo para decorar.

Empezar separando las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve

Preparar un sabayon (zabaglione): en un cazo al baño maría se disponen las dos yemas de huevo, el azúcar y se mezcla, cuando está mezclado se añade el vino, bueno, sólo un vaso. Hay que remover continuamente hasta que espese y evitando que el huevo coagule formando grumos. El resultado es casi como una crema pastelera. Esta mezcla se deja enfriar.

Por otro lado se mezcla el mascarpone con el café, batir hasta que quede muy bien ligado. Después lmezclaremos las claras ya montadas, con cuidado, con el sabayón.  Finalmente montamos también la nata … recomiendo una batidora de varillas, si no queréis terminar no sientiendo el brazo.

Se empapaban los bizcochos en el vino restante y se comienza a montar.

Sobre un recipiente se pone una capa de bizcochos, la mitad del mascarpone mezclado con el café, la mitad de sabayón mezclado con las claras y la nata. Se vuelve a repetir la operación y se mete a refrigerar.

Debe estar al menos cinco horas antes de ser consumido … si no quedará como una sopa, mu rica, pero poco consistente… espolvorear con un poco de cacao en polvo y Èccoli qua!

¿qué, os animáis?

Frittata de tomate y calabacín

Con el tiempo  que hace que tengo el arroz con costillas en el blog, acabo de darle una nueva dimensión al dicho “se te va a pasar el arroz” :(. Bueno, antes de que lleguen las lluvias y el frío, que mira que se están resistiendo, vamos a aprovechar para incluir un plato entrante, de aperitivo o picoteo … La frittata, además el viernes que viene es el día internacional de Huevo.

Básicamente la Frittata es como nuestra tortilla, sólo que no se voltea. A mi me encantan las de verduras, pero lo cierto es que igual que la tortilla, admite tantas combinaciones como imaginación le eches.

Cortar un calabacín en rodajas y pasarlo por la placha, vuelta y vuelta, hasta que esté hecho. Reservar y, en una sartén sofreir media cebolla bien picadita, cuando este pochada, retirar de la sartén. Batir los huevos, yo he usado tres huevos de gallinas criadas en libertad para dos personas, batir hasta que estén espumosos, salpimentar  y añadir a la sartén una vez esté el aceite caliente.  Poner entonces por encima los demás ingredientes: la cebolla pochada, el calabacín y los tomatitos cherry troceados en cuartos. Repartir bien por la superficie, espolvorear con un poco de orégano y dejar que cueza todo. Llegado a este puntose puede cubrir la sartén para que cuaje el huevo o terminar en el horno, en cualquier caso, se hace una vez que la parte de abajo está hecha, de manera que solo estará cubierta al fuego, unos 3 minutos, y al horno unos 5 minutos de gratén a 180º. Parece una tontería pero queda más jugosa que si se voltea y con las que llevan muchas verduras, el resultado me parece más apetecible … por cierto que con queso por encima está también riquísima!

Spaghetti con tinta de calamar y sepia al ajillo

Este año me está tocando comer sola la mayoría de los días. Por eso estoy optando por preparaciones todavía más sencillas, más de salir del paso, caprichosas casi.  Si hay algo que me pirra es la pasta … no sabeis cuánto me controlo a la hora de subir recetas! De hecho posiblemente mi plato favorito sean los espaguetis “al aglio e peperoncino”, un salteado con mucho ajito picado, una guindilla y aceite de oliva … con parmesano rallado claro!

La receta de hoy es sólo una variante de ésta: en lugar de espaguetis al huevo, unos bien negros con regusto a tinta de calamar que podeis comprar ya preparados, mucho ajito picado que cuando se dora en el aceitito, le añadis una guindillita y una sepia troceada y limpia, rallais un poco de queso por encima y a disfrutar … a mi me gusta añadirle también un chorreón de aceite crudo antes de servir….mmmm qué haríamos sin estos pequeños placeres!

Risotto con Rovellones y Espinacas

¿Habeis sido buenos estas fiestas? La verdad es que yo no he tenido tiempo ni para atracones, pero me quejo con la boca muy, pero que muy chica, ya que la falta de tiempo era por exceso de trabajo y con los tiempos que corren, uno se puede quejar de muchas cosas pero del trabajo más vale que no ….

Voy a comenzar el año con una receta algo liviana, vale que tiene mantequilla, pero el arroz y las setas son muy digestivos 😉

Ingredientes: Arroz arbóreo o en su defecto, bomba, ya sabéis un puñado generoso por comensal. Caldo de pollo, 2 cucharadas de aceite de oliva, una nuez de mantequilla, 1 cebolla grande muy picadita, 3 dientes de ajos también bien picaditos, una copa de vino blanco seco, 200 gr. de setas silvestres (en este caso rovellones) limpias y troceadas, tomillo fresco, hojas de espinacas picadas (un par de cucharadas soperas), sal, pimienta negra recién molida. Cuando esté listo el risotto añadiremos un poco más de mantequilla y el parmesano rallado.

Tendremos el caldo caliente en un cazo y preparado para cuando haga falta añadirlo al arroz. Por otro lado en una sartén con un poco de aceite de oliva y un diente de ajo picado, saltearemos las setas (se puede usar cualquiera pero las silvestres tienen más sabor y son más adecuadas para este tipo de platos). Cuando estén listas se les añade, el tomillo, la sal y la pimienta. También se pueden hacer al horno a 200º, tienen que quedar tostaditas y sabrosas.

En cuanto al arroz, se saltea el ajo picado y la cebolla en dos cucharadas de aceite y una nuez de mantequilla, a fuego suave. Cuando esté la cebolla tostada, se añade el arroz y se deja freír un par de minutos, subir un poco el fuego e incorporar el vino. Cuando se evapore éste empezad a añadir los cazos de caldo caliente. Un cazo cada vez, y hasta que no haya asimilado éste no añadir el siguiente. Yo espero a que el arroz esté casi listo para añadir la sal, ya que si el caldo está muy sabroso, podemos pecar de salaos y en este contexto, como que no mola. Bajar el fuego y remover continuamente, el arroz estará listo en unos 15 minutos, pero  lo mejor es probarlo. Cuando esté casi listo añadir las setas  (podéis guardar algunas enteras para la presentación) y las espinacas picadas, probad entonces de sal y rectificar.

Apartad el arroz del fuego, añadid una nuez de mantequilla, el parmesano rallado y dejar reposar un par de minutos antes de servir. Mmmmm, qué me gusta a mi  un riosotto …. por cierto para los gaditanos y amantes de  la cocina italiana, el risotto de UsodiMare (sito en la calle Plocia) es un auténtico placer 😉

Risotto de Alcachofas y algo de palabrería

En este monzón en el que vivimos aquí al Sur de la Península, comer verdura se va a convertir en un lujo,cosechas anegadas, frutas y hortalizas podridas por exceso de “riego” … más nos valdría sembrar arroz, pero en fin, si el primo de un conocido líder político dice que nada ha cambiado en la climatología del planeta, quién soy yo para ponerlo en duda? Tanta agua me trae a la memoria la serie “Érase una vez la Tierra”, en su presentación un ser unicelular evolucionaba hasta convertise en pez, reptaba hasta la orilla y seguía su transformación hasta alcanzar la forma humana … no puedo evitar imaginarme reptando hasta la orilla y adquiriendo forma de pez … será el verdín que me obnuvila …

Ingredientes: 1 Puerro, 3 Alcachofas o Alcahuciles, Caldo de verduras caliente, Un puñado de arroz por comensal, aceite de oliva, un vaso de vermut rojo, una nuez de mantequilla, parmesano para rallar, el zumo de un limón, sal y un poco de hierbabuena picada.

Limpiar las alcachofas, es decir quitar las hojas exteriores más duras hasta llegar al corazón, trocearlas, yo las he laminado porque a J. no le gusta mucho encontrarse con los trozos grandes de alcachofas. E inmediatamente, antes de que se ennegrezcan, meter en agua con limón. Tienden a flotar, para evitarlo se puede poner un cuenco más pequeño encima. Cuando hayamos hecho lo propio con las otras dos, cocerlas con agua, sal y aceite de oliva. Cuando estén listas sacar del agua y reservar … este mismo agua de la cocción se puede usar como caldo para el risotto. Cortar en juliana el puerro, ya sabeis, solo la parte blanca, y ponerlo a pochar con un cucharón de aceite de oliva. Justo antes de que esté dorado, incorporar las alcachofas, rehogar un poco y añadir el vasito de vermut. Dejar que se evapore el alcohol. Echamos el arroz (no lo he dicho esta vez por no repetirme, pero debe ser arbóreo preferentemente, o bomba en su defecto), removemos y vamos incorporando el caldo a cucharones para que el arroz vaya soltando el almidón. Este proceso dura al menos 15 minutos y un máximo de 20, si nos quedamos sin caldo se puede recurrir a agua caliente. Salar, y fuera del fuego añadir la nuez de mantequilla, remover para que se derrita, rallar el parmesano y espolvorear un poco de hierbabuena picada … servir

Ah, Feliz Fiesta de la Mujer Trabajadora!

La Parigina, a medio camino entre la empanada y la pizza

Esta semana parece que los post tienen temática ;)!

Hace mucho que sigo el blog de Paoletta, las fotografías son impresionantes y las recetas ni te cuento … lo que más me gusta es que teniendo en cuenta mi debilidad por la gastronomía italiana, Paoletta suele recurrir a muchas recetas tradicionales pero poco convencionales y terminas aprendiendo mucho sobre las distintas regiones italianas y sus diversas formas de entender la gastronomía. Como es el caso de esta pizza que me sorprendió y que una vez hecha me cautivó aún más. Es sencilla, deliciosa y con posibilidades. Se trata de una pizza típica de Nápoles que se suele comer en la calle ya que la venden en puestos ambulantes … otra cosa bastante natural en algunas regiones italianas.

Os cuento: El hojaldre lo he comprado ya hecho (del lidl), he hecho la masa de la pizza (la misma receta que el calzone que publiqué anteriormente) … en cuanto a la pizza, lleva salsa de tomate casera o tomate triturado (a escoger), queso próvola cortado en finas láminas y jamón cocido .. un poco de aceite de oliva, sal y pimienta . Se extienden los ingredientes sobre la masa, también extendida, obviamente, y se cubre con el hojaldre … pintar el hojaldre con huevo para que tome un bonito color. Se hornea a 180º/200º durante 30 minutos, para que no se queme demasiado el hojaldre, se puede tapar con papel de aluminio cuando este ya esté doradito.

Fría aun está mejor!