Archivo de la categoría: Pan

Falafel

Ahora que llega el buen tiempo da mucha pereza comer legumbres, por que claro, con estas calores un potaje se hace cuesta arriba. Una de las muchas alternativas son las ensaladas  y otra fuente de recetas atractivas y con legunbres la podemos encontrar en la cocina árabe. Son muchas las recetas de origen árabe que las incluyen en salsas, sopas frías, croquetas … la más famosa el falafel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes; 200g garbanzos secos, ½ Cebolla, 2 Dientes de ajo, Perejil picado, Cilantro picado, 1 Cucharada de “tahini”, 1 Cucharadita de comino molido, 1 Cucharadita de especias de falafel ( o en su defecto valen el comino, pimienta de cayena molida y cilantro seco), ½ Cucharadita de sal, 1 Pizca de pimienta negra, 1 Cucharada zumo de limón, 1 Cucharadita levadura química, Aceite de oliva, Pimienta de cayena y Cilantro seco.

Ponemos en remojo los garbanzos en agua fría la noche antes de hacer la receta. Ya reblandecidos los garbanzos, lo trituramos hasta conseguir una textura granulada y lo metemos en un bol. Por otro lado, trituramos el perejil con la cebolla, el cilantro fresco y el ajo hasta que obtenga la consistencia de una crema. Incorporamos esta mezcla a los garbanzos y mezclamos bien. Añadimos las especias de falafel (comino, pimienta de cayena molida, cilantro seco y levadura), limón, sal y tahini. El tahini se puede hacer o comprar ya hecho en tiendas ecológicas …. y si vivís en Cádiz, pasaros por Sumum en el Mercado Central, hacen uno casero muy muy recomendable. Finalmente, removemos bien y lo dejamos reposar para que actúe la levadura. Hacemos croquetas con la mezcla y en una sartén con abundante aceite muy caliente, las freímos hasta que estén doradas por ambos lados. Si el aceite está muy caliente, bajamos la temperatura a fuego medio para conseguir que se hagan las croquetas por dentro también.

Se pueden servir en cucuruchos de pan árabe o dentro de pan pita, con verduras u hojas varias y acompañar con salsa de yogur especiada, o simplemente en el plato.


Anuncios

Pan de leche sencillo, de Dan Lepard

Bueno, he vuelto a hacer pan …. y no hay quién me pare! Este invierno lo tenía muy abandonado por h o por b nunca encontraba ocasión, además estaba empecinada en hacer pan con masa madre, y ya eso son palabras mallores … Concretamente ésta receta está hecha con levadura prensada, pero el mismo día que la hice, ya estaba fraguándose la masa madre en mi cocina. El motivo, además de que le tenía ganas, es que me he autoregalado el libro de Dan Lepard “Hecho a Mano” y como la impaciencia me comía, mientras hacía la masa madre, pensé en hacer esta receta, de las pocas del libro que van con levadura prensada.

Es el típico pan de desayuno o merienda para acompañar con mermelada o jamón cocido y queso … tipo sandwinch, pero más sanota porque no lleva ni tanta mantequilla ni tanto azúcar como otras recetas similares (por no hablar de los panes comerciales)

Ingredientes: Medio taquito de levadura fresca, cada uno pesa unos 25 grms, así que entre 12 ó 13, 350 ml de leche entera (yo en casa sólo tengo semidesnatada y es la que le eché), 20 g de sirope de caramelo o de arce, 250 grm de harina de repostería, 250 g de harina de fuerza, 1 cucharada y cuarto de sal fina marina, 25 g de mantequilla sin sal caliente derretida

Mezcla en un bol la levadura desmenuzada, con el sirope y la leche. Añade las harinas y la sal, mezcla todo bien. Quedará una mezcla ligera y algo pegajosa. Añade entonces la mantequilla y sigue amasando. Déjalo entonces en el bol, que repose durante unos 10 minutos tapado. En una mesa enharinada o untada en aceite, vuelve a amasarlo brevemente, como 10 segundos. Forma una bola y déjalo reposar otra vez, diez minutos. En otro bol, o el el mismo ya lavado y seco, deposita la masa y que repose, adivina, 10 minutos … la operación amasar/bol/amasar, hay que repetirla como dos veces más … sí es entretenido, pero merece la pena. Bien, después lo dejamos reposar 30 minutos.

Llegados a este punto formamos dos bolas y las depositamos en un molde

Cubiertas con un paño deben quedar así hasta que haya doblado su volumen. Mientras precalienta el horno 210º, pincela el pan con un poco de nata o leche y que cueza 15 minutos, después baja la emperatura a 180º y continúa la cocción otros 25 ó 30 minutos hasta que el pan alcance un color marrón oscuro brillante y se separe del molde por los lados … una vez fuera, sácalo del molde y que enfríe sobre una rejilla.

Con mantequilla y/o con mermelada amarga … mi preferida (esta vez, obsérvese que he pasado de la nutella … )

Empañadillas de carne y salsa barbacoa

Imperdonable mi abandono, pero entre los encargos de Picafló y otros asuntos domésticos no saco tiempo para actualizar ni en broma!

Aprovecho y supo una receta express y confío en ir pudiendo mantener esto en marcha de ahora en adelante, porque cocinar sigo cocinando y le hago foto a todo! pero ahí queda la cosa 😥

Esta receta es sencilla y socorrida, la farsa se hace con carne picada, bacon y una mezcla de salsa de tomate y salsa barbacoa … ya sabeis, picais una cebollita o chalota y cuando está pochada, añadis la carne, con 150 grms para una docena de empanadillas, yo lo prefiero así porque muy cargadas no me molan. Si echais la salsa de tomate y la barbacoa (un par de cucharadas de cada) a continuación, la carne se cocerá en la salsa, quedando más suelta y sabrosa. Pero si todavía os gusta más suave y cremosa, yo les he añadido un par de cucharas de queso crema ¡queda tan untoso! … mirad la farsa:

Rellenad las empañadillas, freir en abundante aceite y disfrutad!

Pan de molde integral

¿Recordais la receta que subí hace algún tiempo de Pan de molde integral? Pues bien, he ido haciendo variaciones sobre la misma hasta llegar a diversas variantes que no sólo me encantan, sino que además hacen que desayunar sea un placer nada monótono 😀

Las cantidades de harina son las mismas, sólo que a la harina blanca panificable le he añadido unos 20 grms de salvado de trigo, después la mantequilla la he sustituido por 10 grms de aceite de oliva, el azúcar por 20grms de miel de caña  y la leche desnatada, por un yougurt natural, también desnatado. En este caso no le he añadido “tropezones”, pero con unos higos secos troceados, unas nueces picaditas o unas semillas de lino, está de maravilla. Sobre esta base se pueden hacer panes muy sabrosos y saludables , sólo tú pones los límites.

Disfrutad de las vistas!!!

Para no perder las costumbres

Si los comienzos son difíciles, retomar las cosas que están a medias, ni te cuento. El caso es que yo además de gusto, le empezaba a coger el truco a esto de las masas, pero la falta de tiempo, los calores y distracciones varias han hecho que este verano no me haya acercado a la levadura ni por accidente … y así me va. También es verdad que he pecado de ambiciosa, me he atrevido con el Pan Hokkaido, que oye, no voy a mentir, tiene su miga. Ha quedado rico, esponjoso, pero desafortunado: de entrada la crema de chocolate no la repartí muy bien, y termino agrupándose en un mismo rincón, un obsceno y disputado pedazo de pan con nutella, tampoco quedó vistoso. Así que he editado la foto como el espejismo que fue de lo que debería haber sido. Es más, hasta que no consiga reproducir la imagen que tengo en mente, no pongo la receta. Eso sí, os pido que me acompañeis en el intento y para ello dejo el enlace de Madrid tiene Miga, en él se explica estupendamente cómo hacerlo.  AAAAins, si es que no se puede estar en tó!

Pan de Semillas

Facilito, rapidito y apañao.

Las medidas están en tazas, así  encontré la receta y como se me da regular la conversión, así la he dejado. Aunque para los que no tengan balanza de cocina es una muy buena opción. Utilizo esos pequeños cazos de plástico que simulan las medidas, 1 taza, 1/2 taza, 1/4 de taza, 1 cucharada sopera, 1 cucharita de té … ya sabeis, son baratos y se encuentran en cualquier super o tienda especializada de menaje.

Ingredientes: 3 y 1/4 tazas de harina de fuerza, 1 y 1/4 tazas de harina de centeno, 1 y 1/2 cucharaditas de sal, 1 y 1/2 de leche desnatada en polvo, 1 cucharada de azúcar moreno, 1 cucharada de levadura de panadería seca, 1 y 1/2 cucharadas de aceite de girasol (un poco más para engrasar el molde), 1 y 1/4 tazas de agua templada,  1/2 cucharadita de semillas de amapolas, 1/2 de semillas de sésamo, 1 cucharada de agua, 1 cucharadas de semillas de girasol.

Tamizar las dos harinas con la sal en un cuenco, incorporar la leche en polvo, el azúcar y la levadura seca. Hacer un hueco en el centro y verter el aceite y el agua templada. Amasar ligeramente e incorporar las semillas, seguir amasando fuera del cuenco en una superficie enharinada hasta obtener una masa elástica y homogénea.  Hacer una bola y meter dentro de  un cuenco ligeramente aceitado, tapar con un paño húmero o con papel film. Dejar reposar al menos 1 hora o hasta que doble su volúmen.

Sacar la masa y volver a amasar para quitar el exceso de aire, darle forma alargada. Untar un molde rectangular con un poco de aceite e introducir la masa. Con una brocha, aceitar (también se puede hacer con la clara de un huevo o con algo de leche) un poco la superficie y esparcir más semillas. Dejarlo reposar unos 30 minutos tapado otra vez.  Precalentar el horno a 220º, hornear durante 30 minutos. Cuando pase este tiempo sacar del molde y dejar enfriar sobre una rejilla. Ideal para los desayunos!

Pan rústico y Tagarninas

Un dos en uno que se dice ….La tagarnina es un yerbajo, la verdad, por mucho que algunos la quieran elevar a la categoría de vegetal … lo digo porque viéndola en estado natural (y salvaje) nadie diría que es comestible, bueno salvo alguien con muchísima hambre. Imagino que fue así como acabó en la olla. Es muy entretenida de limpiar, pero a la salida del mercado de abastos, al menos en Cádiz provincia, es habitual encontrarte con un puesto improvisado donde venden bolsas de 500 grs. de tagarninas, ya peladas, limpias y troceadas. Normalmente se añade a los potajes, la berza con tagarninas está de espasmo, pero una de las recetas más populares es “las tagarninas esparragás”. La mía es una versión de esta original, prácticamente los mismos ingredientes pero en formato distinto.

Ingredientes (para dos personas): 500 grs. de tagarninas, dos dientes de ajo, 4  salchichas frescas o 200 grs. de carne picada, 1 vaso de agua, 2 cucharaditas de pimentón dulce, 2 huevos, aceite de oliva y sal.

Saltear los ajos fileteados en el aceite de oliva, cuando se empiecen a dorar, añadir las salchichas troceadas o la carne picada (esta última es la versión original). Cuando esté casi hecha la carne, incorporar el pimnetón rojo y, casi inmediatamente, las tagarninas. Mirad, hay quien les da un pequeño hervor para reblancederlas, yo prefiero cocerlas a fuego bajo con todos los ingredientes, no soy partidaria de hacer las verduras aparte porque pierden sabor y cualidades en el agua de cocción. Además deberíamos acostumbrarnos a que algunos ingredientes hay que moderlos más que otros,  tendemos a ablandarlo todo, hay que distinguir entre algo que está duro al morder y algo que simplemente cruje un poco.

Rehogar un poco las tagarninas y verter el agua. Si quereis hacerlo a pocos. En cuando a la cantidad he puesto un vaso, pero si se prefiere más “caldoso” no hay problema, especialmente si el huevo en vez de frito, va revuelto. Con quince minutos de cocción baja basta, pero provadla y decidid a vuestro gusto. Antes de servir se puede añadir los huevos y hacer un revuelto, insisto, así es en la reeta original. Sólo que a mi me apetecía fritos, con ese pan lo que más apetece es mojar en la yema 😛

Para el Pan rústico … la receta es de Xavier Barriga, de su libro “Pan: hecho en casa y con el sabor de siempre”.

Ingredientes: 500 g. de harina de fuerza, 8g de sal, 320 ml de agua, 5 g. de levadura fresca (de la prensada), 10 g. de germen de trigo. La receta original viene aromatizada con nuez moscada, canela y cítricos … esta opción la he dejado para otra ocasión.

En este libro Barriga incorpora la levadura fresca después de haber amasado todos los ingredientes, a mi me resulta un poco incómodo y, la verdad, no me adapto. Así que lo que he hecho es mezclar la harina con la sal, 300 ml de agua y el germen de trigo previamente tostado, por un lado, y la levadura con el agua restante, por otro. He amasado la primera mezcla, pero justo cuando empieza a aglutinarse, he incorporado la levadura disuelta. Una vez que está completamente amasado todo, he dejado reposar la masa durante 1 hora cubierta con un paño húmedo y alejada de las corrientes de aire. Con esta cantidad salen 4 panes medianos o dos hogazas más grandes, yo he formado las hogazas. Pasada la hora he divido en dos la masa, les he dado forma y las he dejado reposar 2 horas también tapadas. Precalentar el horno a 240º y poner dentro un recipiente con agua para generar vapor. Cuando haya pasado el tiempo de reposo, poner en la bandeja de horno (si se dispone de una piedra, mejor, pero no es mi caso). Bajar la temperatura a 190º y hornear durante 45 minutos.

En fin, hasta otra y disfrutad de los sopones!