Archivo de la categoría: Plato Único

Albóndigas de coliflor

No hace mucho me comentaba una amiga que, aunque le gustan mucho la coliflor, acaba aburriéndose de ella porque apenas conoce un par de maneras de prepararlas … y bueno, reconozco que a mí me flipan aliñadas o en sopa y aburrir no me aburro, pero es cierto me pareció derrepente un territorio inexplorado. No hace mucho subí una receta de “El Comidista” de  couscous de coliflors, muy recomendable, por cierto y ahora me voy a atrever con esta otra: Albóndigas! que además es una manera de “colárselas” a los más peques.

No recuerdo muy bien de dónde la saque (sorry), sé que estaba en inglés y en un blog pero no conservé el enlace 😦

OLYMPUS DIGITAL CAMERAIngredientes: 1 Coliflor, 1 zanahoria, 1 cebolla, un poco de harina, sal, aceite de oliva, albahaca y pan rallado. Para la salsa de tomate (si la quereis hacer casera que seguro la disfrutais más, claro): tomate triturado, aceite, sal, un poco de agua y especies a gusto.

Cocinais la coliflor en una cazuela con agua hirviendo y sal. Para que no huela mucho existen diversos trucos, añadir algo de vinagre al agua de cocción o miga de pan. Mientras trocear la zanahoria y picar la cebolla, hacer con ello un sofrito al que en el último momento añadireis la albahaca. Mezclar todo los ingredientes junto con 4 cucharadas de harina y dejar enfriar todo un rato. Se puede aprovechar para hacer la salsa de tomate, simplemente dejar freir. Yo he propuesto una salsa muy sencilla, sólo tomáte y especias, pero si os apetece la podeis hacer más contundente con cebolla, pimiento verde, no sé a gusto que se dice ;P

Ya sólo queda formar las bolas de las albóndigas, pasárlas por pan rallado y freir, a mi me gusta añadirle el tomate por encima, pero si las vais a hacer de un día para otro o congelarlas, lo suyo es introducirlas en la salsa…. unas patatitas y a disfrutar!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Raviolis de Alcachofas con morcilla de piñones y pimientos del piquillo

Dicen que si la vida te da limones, haz limonada, pero … y si te dan morcilla? Bueno, bromas aparte, esta morcilla fue muy bien recibida, da gusto que la gente se acuerde de tí y en lugar del típico souvenir made in taiwan, te traiga un pellizquito de gastronomía de la zona. Esta morcilla llegó a nosotros a través de una compañera de trabajo de J., natural de San Sebastían … ella y la morcilla 😛

Seguro que en San Sebastián hacen pintxos de infarto con ella, pero como yo no la había probado nunca, ni oído hablar de ella, me lancé a los peligros y me vino a salir esto:

No puedo decir que me arriesgase mucho, ya que el piquillo y la morcilla es una mezcla infalible … y luego lo de la pasta rellena de alcachofas fue fruto del remordimiento, digo yo que algo aligerará la receta, no?

Cocer la pasta según las instrucciones y reservar. Picar ajitos y sofreirlos, añadir los pimientos y saltear, incorporar las morcillas sin el pellejo y mover bien en la sarten, para que no se pegue y para que se desmenuce. En poco más de 5 minutos estará listo, añadir la pasta, dejar que se mezclen los sabores y emplatar. Simple, simple, como a mi me gusta, pero con un resultado sublime!

Fabada

Estaba deseando volver a los platos de cuchara, aquí el termómetro, hasta hace semana y media no bajaba de los 25º, y claro era pensar en un guiso y caérsete dos goterones por la frente. Así terminando noviembre, y parece mentira, doy por inaugurada la temporada de invierno en mi cocina, y lo voy a hacer con un universal, la Fabada, es taaaan sencilla y taaaan agradecida que delito tiene comprarse una lata, por muy afamadas que sean o por mucho que esté conseguido el resultado final.

Ingredientes: 500 gr de fabes o judiones de la granja, en su defecto, 2 chorizos asturianos, 2 morcillas asturianas y 100 gr de lacón, también se puede optar por los compangos que vienen ya seleccionados para ello , 1 cebolla, dos ajos, perejil y sal.

Como la mayoría de las legunbres, hay que dejarlas en remojo al menos 8 horas. La fabada está mucho mejor reposada, así que lo suyo es hacerla el día antes o muy temprano por la mañana. Lo bueno de los potajes es que casi que basta con añadir todo a la olla y esperar … Ponemos en una olla, la cebolla, los ajos, el perejil, los chorizos, las morcillas y el lacón, todo entero y sin trocear … si os sentis valientes añadir tocino. En cuanto rompa a hervir se desgrasa con una espumadera y dejamos que hierva un poco más. La sal no se añade hasta el final, de lo contrario difícilmente se pondrán tiernas las fabes. Hay que hacer el guiso durante dos horas y media o tres, a fuego lento y rompiendo el hervor cada media hora. Para ello se pone poca agua y cada media hora se añade más, así además de que para la cocción, ayudamos a que el caldo engorde. Si al final no nos ha quedado el caldo espesito, podemos hacer dos cosas, o bien triturar algunas fabes con algo del caldo y añadirlo al guiso, o bien incorporar una patata troceada y dejar que hierva durante al menos 20 minutos. Antes de servir comprobar de sal, posiblemente no le haga falta mucha, ya que las carnes que hemos añadido ya tienen lo suyo, troceamos las carnes y retiramos la cebolla, los ajos y la ramita de perejil …mmmm …. que bien sienta leñe!

Costillas asadas con miel y mostaza

Que no se diga …. otra facilita?

Esta receta la vi hacer en Canalcocina, y me pareció una gozada, de esa que entra por los ojos.

Utilicé 1 kilo de costillas ibéricas de cerdo, las salpimenté y las unté con miel de caña y mostaza a la antigua. Se deja reposar toda la noche en la nevera, mínimo 8 horas. A la hora de hornear, verter sobre las costillas un vaso de coca-cola y hornear a 220º durante aproximadamente una hora.

Se te saltan los lagrimones, vamos. Para acompañar se puede aprovechar y meter en el horno unas buenas papas envueltas en papel de aluminio, y queda todo muy yanki …. o mejor, si te corroe el remordimiento por la de calorías que te has metío entre pecho y espalda, prueba con unas setas a la plancha untadas en aceite, perejil y ajito … al sacarlas un poco de sal en escamas.

Spaghetti al Roquefort

Las salsas de este tipo, al Roquefort o a la pimienta, sólo las como si las he hecho yo, así de tonta soy. Normalmente en los restaurantes seudo-italianos sólo hacen bien las pizzas, cuando se trata de pasta, abusan de la nata, o peor, de las salsas ya preparadas. Así que al final sales necesitando un almax del tamaño  de un turrón de jijona… y no hay nada peor que llegar a la cena repitiendo el almuerzo y pensando porqué no te pediste una cuatro quesos y adiós muy buenas.

Ingredientes para 2 personas: (Aparte de la pasta elegida, en este caso spaghetti) 50 grms de queso roquefort, 100 grs de queso para untar tipo philadelphia, banco ahumado, 1 calabacín, sal, pimienta, un pellizco de nuez moscada y un chorreoncito de leche.

Saltear en una sartén el bacon ahumado sin nada de aceite y tostarlo, cuando tenga color añadir el calabacín cortado en láminas muy finas, para ello es bueno usar un pelador de papas. En apenas dos minutos estará hecho, reservar. En un cazo alto poner ambos quesos a fuego medio y dejar que funda bien. Añadir un poco de leche, no mucha … normalmente se hace con nata, pero ya he dicho que me resulta muy pesada y aunque la uso en otras recetas, para la pasta prefiero el queso de untar. Salpimentar e incorporar la nuez moscada. Cuando esté con la textura deseada, añadir el bacon con el calabacín. Por otro lado tendremos ya cocidos los spaghetti, escurridos, incorporar al cazo, mezclar todo bien y servir.

Pizza picantina Sin Gluten

pizzasingluten

Es un receta que tengo que mejorar, pero como ensayo creo que es válido … además siempre he pensado que los errores de unos encaminan los éxitos de otros. Aunque hay muchas recetas de masa para pizza sin gluten en la red y en libros varios, quería comprobar si siguiendo la fórmula de la masa de pizza normal pero con el mix de harina sin gluten, podía conseguir resultados más o menos aceptables… Lo cierto es que la masa queda algo pegajosa y muy, muy insípida, pero para mi sorpresa a mi sobrino, que al fin y al cabo es el celíaco y el que tiene en esto la última palabra, le gustó más que otras masas que había probado (no quiero ni imaginarme qué probaría el chiquillo).

Para la picantina: 3 longanizas blancas, 1 cebolla, 1 diente de ajo, vino blanco, salsa de tomate, unas gotas de tabasco, sal y aceite.

Retirar el pellejo que envuelve a las longanizas y reservar. Picar la cebolla y el ajo y dorar en una sartén con aceite. Añadir las longanizas y remover bastante para que se vayan soltando y quede como si fuese carne picada. Cuando esté doradita verter un poco de vino y dejar que se evapore, depués un par de cucharadas de tomate y salpimentar. Poner todo este relleno sobre la masa de la pizza, cubrir con queso y unas gotas de tabasco. Hornear 20 minutos con el horno precalentado a 200º.

Por mi parte seguiré buscando una masa sin gluten que no esté solo pasable …

Pizza integral con Bacon y Alcachofas

pizzaalcachofa

La pizza cae al menos una vez a la semana, como que J. no la perdona!. Siempre la hago en casa, me he acostumbrado y casi que no recuerdo cuándo la compré preparada o la pedí a un Tele-algo  … es lo malo que tiene el acostumbrarse a lo bueno, además puede servir para aprovechar “restos” que queden en la nevera.  Un truco, si haces el doble de masa, puedes congelarla sin estirar, hecha una bola y envuelta en papel film, primero y de alumnio después …. sácala un par de horas antes de prepararla, estirar y disfrutar  ¿a qué esperas para animarte?

Para la masa usé la receta del calzone, pero sustituí 100 grs. de harina blanca por harina integral. Si quieres que quedé igual de esponjosa que la pizza blanca, hay que añadir un poco más de agua (aprox. 50 ml.), pero sí se te apetece crujiente con estas medidas estará bien. También la horneé 5 minutos antes de ponerle los ingredientes … el resultado fue una masa con mucho sabor y muy crujiente.

En cuanto al relleno: salteé el bacon sin nada de aceite y después, sobre el jugo que éste había soltado, salteé las alcachofas troceadas en cuatro. A la mozzarella se añadí un poco de queso de cabra, todos estos sabores son muy fuertes, así que en un momento dado podeis prescindir del queso de cabra. Aún la rememoro en el paladar ,  pero qué rica!

pizzaint