Archivo de la categoría: Primer Plato

Sopa de Lentejas

Siguiendo con la temática oriental, he estado recientemente en Estambul y la lista de maravillas que enamoran de esta ciudad sería interminable, pero probablemente la que más me ha sorprendido en términos culinarios ha sido la sopa de lentejas. Probé falafels deliciosos y verduras asadas, en ensaladas, humus y bueno, berenjenas del derecho y del revés, pero no había probado jamás la sopa de lentejas y me he hecho fan incondincional … ahora la compartocon vosotros.

Sopa de lentejasIngredientes: 200 g. Lentejas rojas, 1 cebolla, aceite de oliva para sofreir, 1 litro caldo de verduras , 250 ml leche, sal, pimienta, comino, un poco de zumo de limón, 1 cuch. pimentón dulce.

Pon en un escurridor las lentejas rojas (se encuentran con facilidad en tiendas ecológicas), enjuágalas en agua fría y deja que se sequen bien. Mientras, picar la cebolla bien fina y pon en un cazo dos o tres cucharadas de aceite a calentar. Sofreir la cebolla. Se pueden añadir otras verduras, como apio o zanahorias, si se prefiere, si no, añadir directamete el caldo de verduras y las lentejas rojas. Deja que hierva y que se cuezan a fuego medio durante al menos media hora.
Seguidamente, tritura el contenido de la cazuela e incorpora la leche, caliente o tibia, para que no baje mucho la temperatura, que ligue todo durante unos 5 minutos o así. Sazonar antes de retirarla del fuego, con sal, pimienta, una pizca de comino y un poco de zumo de limón (en los paises árabes le añaden una mezcla de especias que se conocen como zumac, si se tiene, ideal, si no con las especias mencionadas, va perfecto, yo es que pasé por el mercado de las especias y claro …). En una sartén aparte, tostar el pimentón dulce, lo justo para que suelte sabor en el aceite, ojo con quemarlo! Al servir, añadir el sofrito de pimentón. Es deliciosa y muy ligera, ideal incluso para el verano.

La leche se puede sustituir por nata, o mejor por nata de soja, haciendo apta la receta incluso para veganos, además quedará especialmente cremosa.

Os dejo una foto del horizonte estambulita, nublado, pero es que el sol no apareció en toda nuestra estancia …

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Falafel

Ahora que llega el buen tiempo da mucha pereza comer legumbres, por que claro, con estas calores un potaje se hace cuesta arriba. Una de las muchas alternativas son las ensaladas  y otra fuente de recetas atractivas y con legunbres la podemos encontrar en la cocina árabe. Son muchas las recetas de origen árabe que las incluyen en salsas, sopas frías, croquetas … la más famosa el falafel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes; 200g garbanzos secos, ½ Cebolla, 2 Dientes de ajo, Perejil picado, Cilantro picado, 1 Cucharada de “tahini”, 1 Cucharadita de comino molido, 1 Cucharadita de especias de falafel ( o en su defecto valen el comino, pimienta de cayena molida y cilantro seco), ½ Cucharadita de sal, 1 Pizca de pimienta negra, 1 Cucharada zumo de limón, 1 Cucharadita levadura química, Aceite de oliva, Pimienta de cayena y Cilantro seco.

Ponemos en remojo los garbanzos en agua fría la noche antes de hacer la receta. Ya reblandecidos los garbanzos, lo trituramos hasta conseguir una textura granulada y lo metemos en un bol. Por otro lado, trituramos el perejil con la cebolla, el cilantro fresco y el ajo hasta que obtenga la consistencia de una crema. Incorporamos esta mezcla a los garbanzos y mezclamos bien. Añadimos las especias de falafel (comino, pimienta de cayena molida, cilantro seco y levadura), limón, sal y tahini. El tahini se puede hacer o comprar ya hecho en tiendas ecológicas …. y si vivís en Cádiz, pasaros por Sumum en el Mercado Central, hacen uno casero muy muy recomendable. Finalmente, removemos bien y lo dejamos reposar para que actúe la levadura. Hacemos croquetas con la mezcla y en una sartén con abundante aceite muy caliente, las freímos hasta que estén doradas por ambos lados. Si el aceite está muy caliente, bajamos la temperatura a fuego medio para conseguir que se hagan las croquetas por dentro también.

Se pueden servir en cucuruchos de pan árabe o dentro de pan pita, con verduras u hojas varias y acompañar con salsa de yogur especiada, o simplemente en el plato.


Cuscus de coliflor con naranja y anacardos

A mi la coliflor como más me gusta es en ensalada, la verdad, cocida al dente y aliñada con todos los tropezones que se te ocurran… no sé porqué pero la acidez le va. Pero, claro, con estas temperaturas las ensaladas, incluso templadas, apetecen poco y mira por donde leyendo uno de los post de El comidista dí con esta receta. Hablaba de las comidas de invierno o lo que es lo mismo las verduras y frutas de temporada, suelo leer sus post porque más allá de lo interesante de sus recetas, siempre aprendes algo del universo gastronómico, además me gusta su sentido del humor …

No me voy a extender en la receta, porque la verdad es que no la modifiqué, así que os dejo la referencia en el primer link, y la foto del resultado …. como curiosidad después de editar las fotos, me dí cuenta de que algo fallaba … ¡Había olvidado el pimentón!, así que mi cuscus ha perdido los colores, estaba bien rico, pero por si me estoy perdiendo algo, la próxima vez se lo añado ^_^

cuscus de coliflor

Tagliatelle con queso brie y setas

Nop, no me he ido … al menos no del todo. Uno de mis propósitos de año nuevo era retomar el blog, y en ello estoy, además quiero ir adentrádome en el vegetarianismo. De momento no tengo pensado pasarme a la verdura pura y dura, no voy a descartar los lácteos y los huevos, pero además no puedo prescindir por completo del pescado, lo dejo para consumo ocasional, pero, en fin, como próposito saludable a mí me parece un gran paso. Llevo así toda la semana y si haceis un repaso por el blog, veréis que ya tenía una buena batería de recetas vegetarianas. He leído mucho sobre el tema y finalmente estoy convencida de que a partir de cierta edad, por concienciación, convencimiento o coquetería, todos deberíamos desentendernos de las carnes, al menos restringir al máximo su ingesta…. ¿Empezamos con una de pasta sencillita?

tagliatelle

Ingredientes:

200 g. de tagliatelle, 100 g. de queso brie, una nuez de mantequilla, aceite de oliva, 3 cebolletas picaditas, un diente de ajo, 150 g de setas a elección, 75 ml de vino blanco seco, 125 ml de caldo de verduras, 1 cucharada de moztaza de dijon, un puñado de tomates secos picados, 125 ml de nata, tomillo

Para la salsa, preparar los ingredientes, quitarle la corteza al brie, picar los tomates, las setas, la cebolleta… En una cazuela derretir la mantequilla con dos cucharadas de aceite … la mantequilla le da untuosidad, pero también se puede hacer sólo con aceite, cuando esté caliente añadir el ajor picado y la ceboleta, dejar que dore. Una vez esté pochadita, incorporar las setas y saltearlas antes de verter el vino. Dejar que se evapore el alcohol antes de verter el caldo de verduras. Hay que dejar todo a fuego suave hasta que reduzca. Mientras podemos preparar otra cazuela con agua y sal y llevarla a ebullición para cocer la pasta. Cocer los tagliatelle según las instrucciones del fabricante, mejor al dente, para darle un último salteado con la salsa

Cuando la salsa se haya espesado, añadimos los tomates, el queso brie troceado y sin corteza, la nata y un puñado de tomillo… remover hasta que se funda el queso. Incorporar los tagliatelle ya cocidos y escurridos, remover para que se mezclen bien los sabores y servir ..  no es nada pesado y tiene un contraste muy rico, con los tomates, la mostaza y el vino seco.

Risotto de Remolacha

A mis sobrinos les ha dado por montar un pequeño huerto en el campo, una gran idea, pero por ahora un poco desorganizada ya que han sembrado sin ton ni son lo primero que se les ha pasado por la cabeza, como por ejemplo remolachas! jajajaja, que oye, no tiene nada de malo, si no fuese porque salvo a mí, no parecen gustarles a nadie más. Claro cuando uno de ellos apareció traiendo remolacha a mansalva una empieza a maquinar, porque aliñadas están muy ricas, y en ensalada y … ¿un risotto?

Ingredienes: 500 grs de remolacha cruda, Aceite de oliva extra virgen, 1 cucharada de vinagre balsámico, 1 cebolla pequeña, 250 grs de arroz para risotto o bomba, en su defecto, 150 ml de vino blanco seco, 700-750 ml de caldo de pollo, 75 grs de queso parmesano rallado, 25 grs de mantequilla (cortada en dados)

Hervimos la remolacha en abundante agua durante 30-40 minutos.  Escurrimos y esperamos a que se enfríe antes de pelarla, y si no quereis ser el principal sospechoso del desmembramiento alevoso de un tubérculo, ponte unos guantes de látex. Dividimos la remolacha en dos, con una de las dos mitades hacemos un puré.  Trituramos la remolacha con una batidora eléctrica, añadiendo una cucharada de aceite de oliva extra virgen, sal y pimienta. El resto lo reservamos para añadir casi al final, en gajo o rodajas, según prefiráis.
Empezamos con el risotto, la preparación ya la he narrado aquí en al menos una ocasión; el caldo tiene que estar caliente para no bajar la temperatura del arroz según lo vamos añadiendo.
Calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva en una cacerola de base gruesa y pochamos la cebolla durante 7-8 minutos o hasta que esté blanda pero no dorada y salpimentamos, no en exceso que luego el parmesano algo sala.
Añadimos el arroz y removemos durante un par de minutos.  A continuación añadimos el vino y continuamos removemos hasta que se haya evaporado (unos 2 minutos).  Entonces, con un cazo, vamos añadiendo el caldo poco a poco y sin dejar de remover.  Esperando a que el arroz absorba el caldo antes de añadir un cazo más.  Así hasta que se no tengamos más caldo que añadir. Un par de minutos antes de que el caldo se evapore añadimos la remolacha que habíamos reservado, ya está cocida, es sólo para que coja calorcito.
Retiramos el risotto del fuego y añadimos la mantequilla, el puré de remolacha, el queso parmesano. Removemos una vez más para mezclar bien todos los ingredientes y servir con unas lasquitas de parmesano para decorar.

Arroz Meloso con costillas de cerdo y verduras

¿Qué de tiempo, verdad? A ver si con suerte recupero la rutina de subir recetas al blog. Hacía tiempo también que no subía una de arrocito, con lo que me priva, especialmente en verano.  Ésta es una receta muy baratita, genial pa los tiempos que corren, y sabrosona.

Ingredientes: una tacita de arroz por comensal, el doble de agua caliente o caldo de ave, unos 400 grms. de costillas de cerdo, setas o champiñones a gusto, 3 tomates, 1 pimiento verde, 2 zanahorias, 1 cebolla, dos dientes de ajo, perejil, aceite de oliva, sal y pimienta.

En una cazuela con unas cinco cucharadas de aceite, saltear las costillas hasta que estén doraditas y suelten parte de su grasa. Retirar y reservar. En ese mismo aceite, añadir un diente ajo laminado y la cebolla picadita, que vaya pochando. Seguir añadiendo las verduras troceadas, todas salvo el tomate. Cuando esté todo bien salteado, a los 10 minutos o así, incorporar el tomate rallado y salpimentar. Seguidamente ponemos el arroz y un majado hecho con el ajo que falta y el perejil. Verter entonces el agua (o caldo) y rectificar de sal. Cocer a fuego lento durante unos 16 minutos, debe quedar algo caldosillo, así que si se queda corte de líquido se puede añadir algo más siempre que esté caliente y no interrumpa la cocción. Reposar un par de minutos antes de servir. Por cierto, si sobra arroz se  pueden hacer unas alboldiguitas de arroz y queso mmmm … vale, esas para otro día 😛

Spaghetti con tinta de calamar y sepia al ajillo

Este año me está tocando comer sola la mayoría de los días. Por eso estoy optando por preparaciones todavía más sencillas, más de salir del paso, caprichosas casi.  Si hay algo que me pirra es la pasta … no sabeis cuánto me controlo a la hora de subir recetas! De hecho posiblemente mi plato favorito sean los espaguetis “al aglio e peperoncino”, un salteado con mucho ajito picado, una guindilla y aceite de oliva … con parmesano rallado claro!

La receta de hoy es sólo una variante de ésta: en lugar de espaguetis al huevo, unos bien negros con regusto a tinta de calamar que podeis comprar ya preparados, mucho ajito picado que cuando se dora en el aceitito, le añadis una guindillita y una sepia troceada y limpia, rallais un poco de queso por encima y a disfrutar … a mi me gusta añadirle también un chorreón de aceite crudo antes de servir….mmmm qué haríamos sin estos pequeños placeres!