Cuscus de coliflor con naranja y anacardos

A mi la coliflor como más me gusta es en ensalada, la verdad, cocida al dente y aliñada con todos los tropezones que se te ocurran… no sé porqué pero la acidez le va. Pero, claro, con estas temperaturas las ensaladas, incluso templadas, apetecen poco y mira por donde leyendo uno de los post de El comidista dí con esta receta. Hablaba de las comidas de invierno o lo que es lo mismo las verduras y frutas de temporada, suelo leer sus post porque más allá de lo interesante de sus recetas, siempre aprendes algo del universo gastronómico, además me gusta su sentido del humor …

No me voy a extender en la receta, porque la verdad es que no la modifiqué, así que os dejo la referencia en el primer link, y la foto del resultado …. como curiosidad después de editar las fotos, me dí cuenta de que algo fallaba … ¡Había olvidado el pimentón!, así que mi cuscus ha perdido los colores, estaba bien rico, pero por si me estoy perdiendo algo, la próxima vez se lo añado ^_^

cuscus de coliflor

Anuncios

Tagliatelle con queso brie y setas

Nop, no me he ido … al menos no del todo. Uno de mis propósitos de año nuevo era retomar el blog, y en ello estoy, además quiero ir adentrádome en el vegetarianismo. De momento no tengo pensado pasarme a la verdura pura y dura, no voy a descartar los lácteos y los huevos, pero además no puedo prescindir por completo del pescado, lo dejo para consumo ocasional, pero, en fin, como próposito saludable a mí me parece un gran paso. Llevo así toda la semana y si haceis un repaso por el blog, veréis que ya tenía una buena batería de recetas vegetarianas. He leído mucho sobre el tema y finalmente estoy convencida de que a partir de cierta edad, por concienciación, convencimiento o coquetería, todos deberíamos desentendernos de las carnes, al menos restringir al máximo su ingesta…. ¿Empezamos con una de pasta sencillita?

tagliatelle

Ingredientes:

200 g. de tagliatelle, 100 g. de queso brie, una nuez de mantequilla, aceite de oliva, 3 cebolletas picaditas, un diente de ajo, 150 g de setas a elección, 75 ml de vino blanco seco, 125 ml de caldo de verduras, 1 cucharada de moztaza de dijon, un puñado de tomates secos picados, 125 ml de nata, tomillo

Para la salsa, preparar los ingredientes, quitarle la corteza al brie, picar los tomates, las setas, la cebolleta… En una cazuela derretir la mantequilla con dos cucharadas de aceite … la mantequilla le da untuosidad, pero también se puede hacer sólo con aceite, cuando esté caliente añadir el ajor picado y la ceboleta, dejar que dore. Una vez esté pochadita, incorporar las setas y saltearlas antes de verter el vino. Dejar que se evapore el alcohol antes de verter el caldo de verduras. Hay que dejar todo a fuego suave hasta que reduzca. Mientras podemos preparar otra cazuela con agua y sal y llevarla a ebullición para cocer la pasta. Cocer los tagliatelle según las instrucciones del fabricante, mejor al dente, para darle un último salteado con la salsa

Cuando la salsa se haya espesado, añadimos los tomates, el queso brie troceado y sin corteza, la nata y un puñado de tomillo… remover hasta que se funda el queso. Incorporar los tagliatelle ya cocidos y escurridos, remover para que se mezclen bien los sabores y servir ..  no es nada pesado y tiene un contraste muy rico, con los tomates, la mostaza y el vino seco.

Risotto de Remolacha

A mis sobrinos les ha dado por montar un pequeño huerto en el campo, una gran idea, pero por ahora un poco desorganizada ya que han sembrado sin ton ni son lo primero que se les ha pasado por la cabeza, como por ejemplo remolachas! jajajaja, que oye, no tiene nada de malo, si no fuese porque salvo a mí, no parecen gustarles a nadie más. Claro cuando uno de ellos apareció traiendo remolacha a mansalva una empieza a maquinar, porque aliñadas están muy ricas, y en ensalada y … ¿un risotto?

Ingredienes: 500 grs de remolacha cruda, Aceite de oliva extra virgen, 1 cucharada de vinagre balsámico, 1 cebolla pequeña, 250 grs de arroz para risotto o bomba, en su defecto, 150 ml de vino blanco seco, 700-750 ml de caldo de pollo, 75 grs de queso parmesano rallado, 25 grs de mantequilla (cortada en dados)

Hervimos la remolacha en abundante agua durante 30-40 minutos.  Escurrimos y esperamos a que se enfríe antes de pelarla, y si no quereis ser el principal sospechoso del desmembramiento alevoso de un tubérculo, ponte unos guantes de látex. Dividimos la remolacha en dos, con una de las dos mitades hacemos un puré.  Trituramos la remolacha con una batidora eléctrica, añadiendo una cucharada de aceite de oliva extra virgen, sal y pimienta. El resto lo reservamos para añadir casi al final, en gajo o rodajas, según prefiráis.
Empezamos con el risotto, la preparación ya la he narrado aquí en al menos una ocasión; el caldo tiene que estar caliente para no bajar la temperatura del arroz según lo vamos añadiendo.
Calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva en una cacerola de base gruesa y pochamos la cebolla durante 7-8 minutos o hasta que esté blanda pero no dorada y salpimentamos, no en exceso que luego el parmesano algo sala.
Añadimos el arroz y removemos durante un par de minutos.  A continuación añadimos el vino y continuamos removemos hasta que se haya evaporado (unos 2 minutos).  Entonces, con un cazo, vamos añadiendo el caldo poco a poco y sin dejar de remover.  Esperando a que el arroz absorba el caldo antes de añadir un cazo más.  Así hasta que se no tengamos más caldo que añadir. Un par de minutos antes de que el caldo se evapore añadimos la remolacha que habíamos reservado, ya está cocida, es sólo para que coja calorcito.
Retiramos el risotto del fuego y añadimos la mantequilla, el puré de remolacha, el queso parmesano. Removemos una vez más para mezclar bien todos los ingredientes y servir con unas lasquitas de parmesano para decorar.

Pan de leche sencillo, de Dan Lepard

Bueno, he vuelto a hacer pan …. y no hay quién me pare! Este invierno lo tenía muy abandonado por h o por b nunca encontraba ocasión, además estaba empecinada en hacer pan con masa madre, y ya eso son palabras mallores … Concretamente ésta receta está hecha con levadura prensada, pero el mismo día que la hice, ya estaba fraguándose la masa madre en mi cocina. El motivo, además de que le tenía ganas, es que me he autoregalado el libro de Dan Lepard “Hecho a Mano” y como la impaciencia me comía, mientras hacía la masa madre, pensé en hacer esta receta, de las pocas del libro que van con levadura prensada.

Es el típico pan de desayuno o merienda para acompañar con mermelada o jamón cocido y queso … tipo sandwinch, pero más sanota porque no lleva ni tanta mantequilla ni tanto azúcar como otras recetas similares (por no hablar de los panes comerciales)

Ingredientes: Medio taquito de levadura fresca, cada uno pesa unos 25 grms, así que entre 12 ó 13, 350 ml de leche entera (yo en casa sólo tengo semidesnatada y es la que le eché), 20 g de sirope de caramelo o de arce, 250 grm de harina de repostería, 250 g de harina de fuerza, 1 cucharada y cuarto de sal fina marina, 25 g de mantequilla sin sal caliente derretida

Mezcla en un bol la levadura desmenuzada, con el sirope y la leche. Añade las harinas y la sal, mezcla todo bien. Quedará una mezcla ligera y algo pegajosa. Añade entonces la mantequilla y sigue amasando. Déjalo entonces en el bol, que repose durante unos 10 minutos tapado. En una mesa enharinada o untada en aceite, vuelve a amasarlo brevemente, como 10 segundos. Forma una bola y déjalo reposar otra vez, diez minutos. En otro bol, o el el mismo ya lavado y seco, deposita la masa y que repose, adivina, 10 minutos … la operación amasar/bol/amasar, hay que repetirla como dos veces más … sí es entretenido, pero merece la pena. Bien, después lo dejamos reposar 30 minutos.

Llegados a este punto formamos dos bolas y las depositamos en un molde

Cubiertas con un paño deben quedar así hasta que haya doblado su volumen. Mientras precalienta el horno 210º, pincela el pan con un poco de nata o leche y que cueza 15 minutos, después baja la emperatura a 180º y continúa la cocción otros 25 ó 30 minutos hasta que el pan alcance un color marrón oscuro brillante y se separe del molde por los lados … una vez fuera, sácalo del molde y que enfríe sobre una rejilla.

Con mantequilla y/o con mermelada amarga … mi preferida (esta vez, obsérvese que he pasado de la nutella … )

Cupcake de chocolate negro y ron

Se están convirtiendo en las “magdalenas” del verano, creo que ya las he hecho como media docena de veces, pero es que están taaaan ricas!!!

La receta original es de Alma de Objetivo: Cupcake Perfecto, la he modificado la cantidad de ron y de azúcar, además he sustituido la leche de coco por leche semidesnadata, pero poco más, y lo he hecho al tanteo hasta adaptarla a mi gusto personal …

Para el cupcake necesitaremos:

• 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
• 120 g de azúcar blanco
• 2 huevos M
• 150 g de harina
• 50 g de cacao
• 1 sobrecito de levadura Royal
• 110 ml de leche semidesnatada
• 50 ml de ron (si van a tomarlas niños, puedes quemar el alcohol antes, pero merece la pena el saborcito que deja)
• 1 cucharadita de aroma de vainilla

Para la buttercream, las hay hecha, yo he encontrado en hipercor y Carrefour la marca Betty Crocker, se llama chocolate fudge, aunque personalmente creo que es muy pesada. Así que rebajé la cantidad de azúcar de la receta original, otra vez y la hice yo … aunque  sin nada por encima también está increíbles.

• 115 g de mantequilla sin sal
• 190 g de azúcar glas (mejor icing sugar, es aún más fino)
• 85 g de cacao en polvo sin azúcar Valor
• 75 ml de nata para montar
• 30 ml de ron … sip, más ron … está taaaan bueno

Del álmibar de la receta de Alma, pasé, porque no me terminaba de convencer… mi paladar admite mejor el amargo que el dulce.

Precalentamos el horno a 180º (160º si es con ventilador). Preparamos la bandeja para cupcakes con 12 cápsulas de papel, aunque a mi me salen como 15 ó 16 … creo que es porque le echo bastante levadura.

Tamizamos la harina con el cacao y la levadura química en un bol y reservamos.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen. Añadimos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore. A continuación, añadimos la leche, mezclada con el ron y el aroma, y volvemos a batir. Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.
Repartimos la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3.
Horneamos 22-25 minutos o hasta que un palillo salga limpio.

Dejamos enfriar los cupcakes en el molde 5 minutos y después los pasamos a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.
Preparamos el buttercream, batiendo todos los ingredientes durante al menos 5 minutos.

Decoramos los cupcakes usando la manga pastelera de las de usar y tirar (yo he usado una boquilla 2D de Wilton, tiene forma estrellada, creo me estoy haciendo adipta porque ya tengo chorraditas de ese tipo). Con eso de que hace muuucha calor, antes de repartirla por los cupcakes, la metí en el frigorífico, como 15 minutos, para que quedara más tiecesita…. y el resultado fue el siguiente:

Aún no tengo mucha maestría en el uso de la manga pastelera … pero todo se andará 😛

Tiramisú. Paso a Paso

Esta receta la publiqué hace ya algún tiempo, entonces apenas  (aquí) le hice fotos y quedó muy teórica la explicación. Esta vez he fotografiado el proceso para que resulte más claro. Aunque entretenida es una receta muy simple, que no necesita horno y que suele gustar a casi todos. Generalmente hago una fuente generosa, pero también se puede montar el tiramisú en copas de helado como postre individual, muy coqueto e ideal si tienes invitados!

Ingredientes: 250 grs. de mascarpone, bizcochos de soletillas, 2 yemas de huevo y sus dos claras por separado, 2 ó 3 vasos de vino dulce (en el original se utiliza el Marsala), 4 cucharadas de azúcar, un café espresso cargadito, tipo stretto, 2 dl de nata, cacao en polvo para decorar.

Empezar separando las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve

Preparar un sabayon (zabaglione): en un cazo al baño maría se disponen las dos yemas de huevo, el azúcar y se mezcla, cuando está mezclado se añade el vino, bueno, sólo un vaso. Hay que remover continuamente hasta que espese y evitando que el huevo coagule formando grumos. El resultado es casi como una crema pastelera. Esta mezcla se deja enfriar.

Por otro lado se mezcla el mascarpone con el café, batir hasta que quede muy bien ligado. Después lmezclaremos las claras ya montadas, con cuidado, con el sabayón.  Finalmente montamos también la nata … recomiendo una batidora de varillas, si no queréis terminar no sientiendo el brazo.

Se empapaban los bizcochos en el vino restante y se comienza a montar.

Sobre un recipiente se pone una capa de bizcochos, la mitad del mascarpone mezclado con el café, la mitad de sabayón mezclado con las claras y la nata. Se vuelve a repetir la operación y se mete a refrigerar.

Debe estar al menos cinco horas antes de ser consumido … si no quedará como una sopa, mu rica, pero poco consistente… espolvorear con un poco de cacao en polvo y Èccoli qua!

¿qué, os animáis?

Empañadillas de carne y salsa barbacoa

Imperdonable mi abandono, pero entre los encargos de Picafló y otros asuntos domésticos no saco tiempo para actualizar ni en broma!

Aprovecho y supo una receta express y confío en ir pudiendo mantener esto en marcha de ahora en adelante, porque cocinar sigo cocinando y le hago foto a todo! pero ahí queda la cosa 😥

Esta receta es sencilla y socorrida, la farsa se hace con carne picada, bacon y una mezcla de salsa de tomate y salsa barbacoa … ya sabeis, picais una cebollita o chalota y cuando está pochada, añadis la carne, con 150 grms para una docena de empanadillas, yo lo prefiero así porque muy cargadas no me molan. Si echais la salsa de tomate y la barbacoa (un par de cucharadas de cada) a continuación, la carne se cocerá en la salsa, quedando más suelta y sabrosa. Pero si todavía os gusta más suave y cremosa, yo les he añadido un par de cucharas de queso crema ¡queda tan untoso! … mirad la farsa:

Rellenad las empañadillas, freir en abundante aceite y disfrutad!