Archivo de la etiqueta: Huevos

Guiso de alcauciles

Esta es una de esas recetas que te retrotraen a la infancia … aunque reconozco que no empecé a valorar a las alcachofas hasta bien pasada la adolescencia y mira que después de mucho probar alcauciles aquí y allí, cómo los de mi madre ninguno … Tengo entendido que el alcaucíl es una alcachofa silvestre, pero aquí, muy a menudo son sinónimos a efectos prácticos ya que en el mercado puedes escuchar ambos términos indistintamente para denominar a la misma verdura.

Alcaucil

  • 1/2  kilo de alcachofas
  • 1/2  kilo de habas frescas con vaina (350-400 gramos desgranadas)
  • 1/2  kilo de guisantes frescos con vaina
  • 1 limón y agua para lavar las alcachofas
  • 1 cebolla bien grande
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • Aceite de oliva
  • Vino fino
  • 1/2 de litro de caldo de verdura
  • sal

Preparar las verduras para el guiso, desgrana las habas y los guisantes y resérvalos, mi madre usa las vainas de las habas y no queda mal, pero yo las deseché. Ir limpiando las alcachofas, hasta dejar el corazón, lo más tierno y no tengais miedo de que mengüe, si quedan hojas duras luego os arrepentiréis y terminareis con media alcachofa en el filo del plato porque  no hay dios que le hinque el diente. De mientras, mete las alcachofas y los rabillos en agua con limón para que no se oxiden.

En una cacerola (donde haremos todo el guiso) pon la cebolla picada bien fina con el aceite y una pizca de sal. Pochar todo a fuego medio y añade los ajos picados a continuación.

Cuando la cebolla esté bien pochada y empiece a tomar color añade el pan rallado y remueve y a continuación añade el vino y deja que se evapore parte del alcohol durante un par de minutos. Finalmente añade los guisantes y las habas y los rabitos de las alcachofas. Remueve durante un minuto y a continuación coloca las alcachofas entre el resto de la verdura y cubre con el caldo que puede estar caliente o a temperatura ambiente. En unos 40 ó 55 minutos estará listo, prueba las habas, son las que te dirán que ya está hecho. Siempre a fuego medio que el caldo vaya espesando con la ayuda del pan rallado.

Por supuesto los huevos son optativos, pero quién se iba a resistir!!

Anuncios

Cupcake de chocolate negro y ron

Se están convirtiendo en las “magdalenas” del verano, creo que ya las he hecho como media docena de veces, pero es que están taaaan ricas!!!

La receta original es de Alma de Objetivo: Cupcake Perfecto, la he modificado la cantidad de ron y de azúcar, además he sustituido la leche de coco por leche semidesnadata, pero poco más, y lo he hecho al tanteo hasta adaptarla a mi gusto personal …

Para el cupcake necesitaremos:

• 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
• 120 g de azúcar blanco
• 2 huevos M
• 150 g de harina
• 50 g de cacao
• 1 sobrecito de levadura Royal
• 110 ml de leche semidesnatada
• 50 ml de ron (si van a tomarlas niños, puedes quemar el alcohol antes, pero merece la pena el saborcito que deja)
• 1 cucharadita de aroma de vainilla

Para la buttercream, las hay hecha, yo he encontrado en hipercor y Carrefour la marca Betty Crocker, se llama chocolate fudge, aunque personalmente creo que es muy pesada. Así que rebajé la cantidad de azúcar de la receta original, otra vez y la hice yo … aunque  sin nada por encima también está increíbles.

• 115 g de mantequilla sin sal
• 190 g de azúcar glas (mejor icing sugar, es aún más fino)
• 85 g de cacao en polvo sin azúcar Valor
• 75 ml de nata para montar
• 30 ml de ron … sip, más ron … está taaaan bueno

Del álmibar de la receta de Alma, pasé, porque no me terminaba de convencer… mi paladar admite mejor el amargo que el dulce.

Precalentamos el horno a 180º (160º si es con ventilador). Preparamos la bandeja para cupcakes con 12 cápsulas de papel, aunque a mi me salen como 15 ó 16 … creo que es porque le echo bastante levadura.

Tamizamos la harina con el cacao y la levadura química en un bol y reservamos.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo hasta que se incorporen. Añadimos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore. A continuación, añadimos la leche, mezclada con el ron y el aroma, y volvemos a batir. Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea.
Repartimos la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de 2/3.
Horneamos 22-25 minutos o hasta que un palillo salga limpio.

Dejamos enfriar los cupcakes en el molde 5 minutos y después los pasamos a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.
Preparamos el buttercream, batiendo todos los ingredientes durante al menos 5 minutos.

Decoramos los cupcakes usando la manga pastelera de las de usar y tirar (yo he usado una boquilla 2D de Wilton, tiene forma estrellada, creo me estoy haciendo adipta porque ya tengo chorraditas de ese tipo). Con eso de que hace muuucha calor, antes de repartirla por los cupcakes, la metí en el frigorífico, como 15 minutos, para que quedara más tiecesita…. y el resultado fue el siguiente:

Aún no tengo mucha maestría en el uso de la manga pastelera … pero todo se andará 😛

Tiramisú. Paso a Paso

Esta receta la publiqué hace ya algún tiempo, entonces apenas  (aquí) le hice fotos y quedó muy teórica la explicación. Esta vez he fotografiado el proceso para que resulte más claro. Aunque entretenida es una receta muy simple, que no necesita horno y que suele gustar a casi todos. Generalmente hago una fuente generosa, pero también se puede montar el tiramisú en copas de helado como postre individual, muy coqueto e ideal si tienes invitados!

Ingredientes: 250 grs. de mascarpone, bizcochos de soletillas, 2 yemas de huevo y sus dos claras por separado, 2 ó 3 vasos de vino dulce (en el original se utiliza el Marsala), 4 cucharadas de azúcar, un café espresso cargadito, tipo stretto, 2 dl de nata, cacao en polvo para decorar.

Empezar separando las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve

Preparar un sabayon (zabaglione): en un cazo al baño maría se disponen las dos yemas de huevo, el azúcar y se mezcla, cuando está mezclado se añade el vino, bueno, sólo un vaso. Hay que remover continuamente hasta que espese y evitando que el huevo coagule formando grumos. El resultado es casi como una crema pastelera. Esta mezcla se deja enfriar.

Por otro lado se mezcla el mascarpone con el café, batir hasta que quede muy bien ligado. Después lmezclaremos las claras ya montadas, con cuidado, con el sabayón.  Finalmente montamos también la nata … recomiendo una batidora de varillas, si no queréis terminar no sientiendo el brazo.

Se empapaban los bizcochos en el vino restante y se comienza a montar.

Sobre un recipiente se pone una capa de bizcochos, la mitad del mascarpone mezclado con el café, la mitad de sabayón mezclado con las claras y la nata. Se vuelve a repetir la operación y se mete a refrigerar.

Debe estar al menos cinco horas antes de ser consumido … si no quedará como una sopa, mu rica, pero poco consistente… espolvorear con un poco de cacao en polvo y Èccoli qua!

¿qué, os animáis?

Cupcakes de Chocolate

En vista que las lluvias van a retrasar los preparativos para la operación bikini…. qué tal un último empujón calórico antes de empezar a controlar los excesos a golpe de ensalada y verduritas al vapor???

Esta receta la he sacado un un blog altamente recomendable, Objetivo: Cupcake perfecto, eso sí, visitadlo con moderación porque enseguida aparecen los efectos secundarios, como unas irresistibles ganas de reproducir todas y cada una de sus recetas o salivar en exceso sobre el teclado del ordenador!

Casi me da vergüenza mostrar el resultado, ya que mi foto está años luz de los de Alma, probablemente no sólo la apariencia, sino también el sabor … ahora os aseguro que estos estaban de muerte!

Para el cupcake, usé esta receta:

  • 2 huevos
  • 140g de azúcar
  • 115g de harina
  • 120g de mantequilla
  • 2 cucharadas y media de cacao en polvo Valor, no usé la marca que recomienda Alma, porque no la encontré
  • 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 60 – 70ml de leche

El horno debe estar precalentado a 160º arriba y abajo o bien a 170º con el ventilador, mezclar en bols distintos la leche y la vainilla por un lado, la harina, el cacao y la levadura química por otro, y finalmente en un tercero, la mantequilla con el azúcar. Batir mantequilla y azúcar hasta que esté cremoso seguidamente, añadir los huevos uno a uno, antes de seguir batiendo. Introducir en este mismo bol, la mitad de la harina con el cacao y la levadura, seguir batiendo, incorporar la leche con la vainilla, volver a batir y terminar la mezcla con el resto de la harina. Yo le añadí unos chips de chocolate que tenía a mano 😛

Repartir en los moldes de las magdalenas e introducir en el horno, dejar hornear durante unos 22 o 25 minutos… comprobar que está hechos antes de sacarlos y cuando esté dejar enfriando sobre una rejilla, la del horno apoyada sobre dos platos soperos hacen el apaño divinamente.

Y para el buttercream, la siguiente: 50 grm de chocolate negro para postre, 125 grms de mantequilla, 125 grms de azúcar (icing sugar o azúcar glass en su defecto, si no quedará algo terrosa al paladar), 1 cuch. de leche y una cuch. de estracto de vainilla.

Empezamos derritiendo el chocolate de postre, es necesario que haya perdido el calor ante de añadirlo al resto de los ingredientes del buttercream. Batir enérgicamente el azúcar con la mantequilla, la cucharada de leche y la de estracto de vainilla,  que quede bien cremoso. Entonces incorporar el chocolate y seguir batiendo … No soy nada mañosa para decorar las cupcakes, así que recomiendo ir a la fuente, el blog de Alma … y conseguir una manga pastelera en condiciones … claro que si no os preocupa la estética, tampoco os amargueis demasiado, yo tengo asumido que lo de esta mujer no es muy corriente !!!

Brownies

Estoy preparando una nueva hornada de recetas, pero mientras os dejo estos brownies que tantas sonrisas de satisfacción ha provocado este verano. Han sido el postre fetiche de más de uno y una, por faciles y por delicisos …

Fundir el chocolate con la mantequilla en el microondas, es preferible hacerlo poco a poco para evitar que el chocolate se queme. Así, en un bol se mezcla y se deja 30 ó 40 segundos, se saca y se remueve la mezcla y se introduce otros 30 segundos. Repite la operación hasta que estén perfectamente mezclados y fundidos. También se puede hacer en un cazo a fuego lento.

Por otra parte se baten los huevos con la mantequilla, se añade el chocolate, ya tibio, y se mezclan los demás ingredientes, salvo las nueves, con batidora o a mano, pero evitando que queden grumos. Se entiende la mezcla en un recipiente tipo rustidera, bajito y rectangular o cuadrado, sobre ella se distribuyen las nueces.  Se hornea todo con el horno precalentado a 175º durante unos 35 ó 40 minutos … haced la prueba de palillo para aseguraros de que está listo antes de sacarlo.

Frittata de tomate y calabacín

Con el tiempo  que hace que tengo el arroz con costillas en el blog, acabo de darle una nueva dimensión al dicho “se te va a pasar el arroz” :(. Bueno, antes de que lleguen las lluvias y el frío, que mira que se están resistiendo, vamos a aprovechar para incluir un plato entrante, de aperitivo o picoteo … La frittata, además el viernes que viene es el día internacional de Huevo.

Básicamente la Frittata es como nuestra tortilla, sólo que no se voltea. A mi me encantan las de verduras, pero lo cierto es que igual que la tortilla, admite tantas combinaciones como imaginación le eches.

Cortar un calabacín en rodajas y pasarlo por la placha, vuelta y vuelta, hasta que esté hecho. Reservar y, en una sartén sofreir media cebolla bien picadita, cuando este pochada, retirar de la sartén. Batir los huevos, yo he usado tres huevos de gallinas criadas en libertad para dos personas, batir hasta que estén espumosos, salpimentar  y añadir a la sartén una vez esté el aceite caliente.  Poner entonces por encima los demás ingredientes: la cebolla pochada, el calabacín y los tomatitos cherry troceados en cuartos. Repartir bien por la superficie, espolvorear con un poco de orégano y dejar que cueza todo. Llegado a este puntose puede cubrir la sartén para que cuaje el huevo o terminar en el horno, en cualquier caso, se hace una vez que la parte de abajo está hecha, de manera que solo estará cubierta al fuego, unos 3 minutos, y al horno unos 5 minutos de gratén a 180º. Parece una tontería pero queda más jugosa que si se voltea y con las que llevan muchas verduras, el resultado me parece más apetecible … por cierto que con queso por encima está también riquísima!

Muffins de manzana y canela

No falla, es pensar en el calorcito que se aproxima y me viene a la cabeza que tengo que arreglar el armario y hacer el “cambio de temporada”, es sacar la ropa de entretiempo/verano y empezar a probármela a ver si sigo entrando, es comprobar que no tan bien como quisiera y en que tengo que cortarme con la repostería … mmm dulces … acto seguido abandono los trapos sobre la cama, el armario de par en par y todo por medio y me pongo a hacer magdalenas. Maldita asociación de ideas …

Ingredientes: 85 grms de harina integral. 70 grms. de harina blanca. 1 sobre de levadura en polvo. 1 pizca de sal. 1 cucharada de canela molida. 40 grms. de azúcar. 2 manzanas pequeñas, peladas, sin corazón ni pepitas y picadas. 125 ml. de leche. 1 huevo batido. 4 cucharadas de aceite de oliva. Azúcar moreno y 1/2 cucharada de canela para la cobertura.

Tamizar ambas harinas y añadir la levadura, la sal y la canela. Después el azúcar y las manzanas picadas. Mezclar aparte la leche con el huevo y el aceite, batir bien. Juntar ambas mezclas y remover hasta que se quede todo bien ligado. Repartir esta mezcla entre los capacillos o moldes de magdalenas y con una cuchara añadir en cada capazo el azúcar modero mezclado con la canela. Hornear en el horno precalentado a 200º C  unos 20 minutos. Sacar, servir y seguir ordenando el armario ^_ ^