Archivo de la etiqueta: Pan

Guiso de alcauciles

Esta es una de esas recetas que te retrotraen a la infancia … aunque reconozco que no empecé a valorar a las alcachofas hasta bien pasada la adolescencia y mira que después de mucho probar alcauciles aquí y allí, cómo los de mi madre ninguno … Tengo entendido que el alcaucíl es una alcachofa silvestre, pero aquí, muy a menudo son sinónimos a efectos prácticos ya que en el mercado puedes escuchar ambos términos indistintamente para denominar a la misma verdura.

Alcaucil

  • 1/2  kilo de alcachofas
  • 1/2  kilo de habas frescas con vaina (350-400 gramos desgranadas)
  • 1/2  kilo de guisantes frescos con vaina
  • 1 limón y agua para lavar las alcachofas
  • 1 cebolla bien grande
  • 2 dientes de ajo grandes
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • Aceite de oliva
  • Vino fino
  • 1/2 de litro de caldo de verdura
  • sal

Preparar las verduras para el guiso, desgrana las habas y los guisantes y resérvalos, mi madre usa las vainas de las habas y no queda mal, pero yo las deseché. Ir limpiando las alcachofas, hasta dejar el corazón, lo más tierno y no tengais miedo de que mengüe, si quedan hojas duras luego os arrepentiréis y terminareis con media alcachofa en el filo del plato porque  no hay dios que le hinque el diente. De mientras, mete las alcachofas y los rabillos en agua con limón para que no se oxiden.

En una cacerola (donde haremos todo el guiso) pon la cebolla picada bien fina con el aceite y una pizca de sal. Pochar todo a fuego medio y añade los ajos picados a continuación.

Cuando la cebolla esté bien pochada y empiece a tomar color añade el pan rallado y remueve y a continuación añade el vino y deja que se evapore parte del alcohol durante un par de minutos. Finalmente añade los guisantes y las habas y los rabitos de las alcachofas. Remueve durante un minuto y a continuación coloca las alcachofas entre el resto de la verdura y cubre con el caldo que puede estar caliente o a temperatura ambiente. En unos 40 ó 55 minutos estará listo, prueba las habas, son las que te dirán que ya está hecho. Siempre a fuego medio que el caldo vaya espesando con la ayuda del pan rallado.

Por supuesto los huevos son optativos, pero quién se iba a resistir!!

Pan de leche sencillo, de Dan Lepard

Bueno, he vuelto a hacer pan …. y no hay quién me pare! Este invierno lo tenía muy abandonado por h o por b nunca encontraba ocasión, además estaba empecinada en hacer pan con masa madre, y ya eso son palabras mallores … Concretamente ésta receta está hecha con levadura prensada, pero el mismo día que la hice, ya estaba fraguándose la masa madre en mi cocina. El motivo, además de que le tenía ganas, es que me he autoregalado el libro de Dan Lepard “Hecho a Mano” y como la impaciencia me comía, mientras hacía la masa madre, pensé en hacer esta receta, de las pocas del libro que van con levadura prensada.

Es el típico pan de desayuno o merienda para acompañar con mermelada o jamón cocido y queso … tipo sandwinch, pero más sanota porque no lleva ni tanta mantequilla ni tanto azúcar como otras recetas similares (por no hablar de los panes comerciales)

Ingredientes: Medio taquito de levadura fresca, cada uno pesa unos 25 grms, así que entre 12 ó 13, 350 ml de leche entera (yo en casa sólo tengo semidesnatada y es la que le eché), 20 g de sirope de caramelo o de arce, 250 grm de harina de repostería, 250 g de harina de fuerza, 1 cucharada y cuarto de sal fina marina, 25 g de mantequilla sin sal caliente derretida

Mezcla en un bol la levadura desmenuzada, con el sirope y la leche. Añade las harinas y la sal, mezcla todo bien. Quedará una mezcla ligera y algo pegajosa. Añade entonces la mantequilla y sigue amasando. Déjalo entonces en el bol, que repose durante unos 10 minutos tapado. En una mesa enharinada o untada en aceite, vuelve a amasarlo brevemente, como 10 segundos. Forma una bola y déjalo reposar otra vez, diez minutos. En otro bol, o el el mismo ya lavado y seco, deposita la masa y que repose, adivina, 10 minutos … la operación amasar/bol/amasar, hay que repetirla como dos veces más … sí es entretenido, pero merece la pena. Bien, después lo dejamos reposar 30 minutos.

Llegados a este punto formamos dos bolas y las depositamos en un molde

Cubiertas con un paño deben quedar así hasta que haya doblado su volumen. Mientras precalienta el horno 210º, pincela el pan con un poco de nata o leche y que cueza 15 minutos, después baja la emperatura a 180º y continúa la cocción otros 25 ó 30 minutos hasta que el pan alcance un color marrón oscuro brillante y se separe del molde por los lados … una vez fuera, sácalo del molde y que enfríe sobre una rejilla.

Con mantequilla y/o con mermelada amarga … mi preferida (esta vez, obsérvese que he pasado de la nutella … )

Pan de molde integral

¿Recordais la receta que subí hace algún tiempo de Pan de molde integral? Pues bien, he ido haciendo variaciones sobre la misma hasta llegar a diversas variantes que no sólo me encantan, sino que además hacen que desayunar sea un placer nada monótono 😀

Las cantidades de harina son las mismas, sólo que a la harina blanca panificable le he añadido unos 20 grms de salvado de trigo, después la mantequilla la he sustituido por 10 grms de aceite de oliva, el azúcar por 20grms de miel de caña  y la leche desnatada, por un yougurt natural, también desnatado. En este caso no le he añadido “tropezones”, pero con unos higos secos troceados, unas nueces picaditas o unas semillas de lino, está de maravilla. Sobre esta base se pueden hacer panes muy sabrosos y saludables , sólo tú pones los límites.

Disfrutad de las vistas!!!

Para no perder las costumbres

Si los comienzos son difíciles, retomar las cosas que están a medias, ni te cuento. El caso es que yo además de gusto, le empezaba a coger el truco a esto de las masas, pero la falta de tiempo, los calores y distracciones varias han hecho que este verano no me haya acercado a la levadura ni por accidente … y así me va. También es verdad que he pecado de ambiciosa, me he atrevido con el Pan Hokkaido, que oye, no voy a mentir, tiene su miga. Ha quedado rico, esponjoso, pero desafortunado: de entrada la crema de chocolate no la repartí muy bien, y termino agrupándose en un mismo rincón, un obsceno y disputado pedazo de pan con nutella, tampoco quedó vistoso. Así que he editado la foto como el espejismo que fue de lo que debería haber sido. Es más, hasta que no consiga reproducir la imagen que tengo en mente, no pongo la receta. Eso sí, os pido que me acompañeis en el intento y para ello dejo el enlace de Madrid tiene Miga, en él se explica estupendamente cómo hacerlo.  AAAAins, si es que no se puede estar en tó!

Cucuruchos de couscous y albondiguitas de pollo

Después del Desastre/Maremagnum que han resultado ser las oposiciones, estoy de vuelta. Desorientada y sin saber cómo coger la cuchara, pero con buena disposición. Me he tomado un respiro, poca cosa y muy poquitas ganas de entrar en la cocina con estos calores que sufrimos al sur del sur.  Será que este sol hace que me sienta africana, pero he decidido reabrir el blog con un plato de aires árabes.

Ingredientes: 2 obleas de trigo por persona (de las de los burritos y demás), 1 pechuga de pollo por cada 2 comensales, 1 bote de 200 grms. de garbanzos cocidos, media taza de couscous precocido por cada 2 comensales, 1 cebolla, 1 tomate, 1 ó 2 pepinillos en vinagre, 1 ó 2 dientes de ajo, el zumo de medio limón, hierbabuena picada, perejil, comino en polvo, canela en polvo, 1 yogurt tipo griego,  semillas de sésamo, pan rallado, aceite de oliva, sal y ras al hanout.

Freir en una sartén en ajo y media cebolla picados, muy pequeñito. Mientras, picar (con una picadora o bien pedírselo al pollero) la pechuga de pollo, añadir media cucharada de ras al hanout, y el ajo y la cebolla, en cuanto estén bien pochados. Mezclar bien y formar las albondiguitas. Pasar por pan rallado mezclado con unas semillas de sésamo y freir en aceite de oliva. He preparado estos cucuruchos tibios, casi fríos, por el calor … pero si se quiere servir caliente, mejor esperar hasta el último minuto para freir las albóndigas de pollo.

Por otra parte preparar el couscous según las instrucciones del fabricante, añadir un chorreón de aceite de oliva y dejar entibiar. Cortar la media cebolla restante, el pepinillo, el tomate y picar las hierbas. Mezclar las verduras con los garbanzos ya enjuagados del líquido de conservación, el comino, la canela y el zumo de limón. Formar cucuruchos con las tortitas de trigo (yo he puesto un poco de papel vegetal en la base para que no chorree) y rellenar con el couscous, poner al final un par de albóndigas por cono y una cucharada de yogurt … refrescante, rico y nada pesado.

Pan de Semillas

Facilito, rapidito y apañao.

Las medidas están en tazas, así  encontré la receta y como se me da regular la conversión, así la he dejado. Aunque para los que no tengan balanza de cocina es una muy buena opción. Utilizo esos pequeños cazos de plástico que simulan las medidas, 1 taza, 1/2 taza, 1/4 de taza, 1 cucharada sopera, 1 cucharita de té … ya sabeis, son baratos y se encuentran en cualquier super o tienda especializada de menaje.

Ingredientes: 3 y 1/4 tazas de harina de fuerza, 1 y 1/4 tazas de harina de centeno, 1 y 1/2 cucharaditas de sal, 1 y 1/2 de leche desnatada en polvo, 1 cucharada de azúcar moreno, 1 cucharada de levadura de panadería seca, 1 y 1/2 cucharadas de aceite de girasol (un poco más para engrasar el molde), 1 y 1/4 tazas de agua templada,  1/2 cucharadita de semillas de amapolas, 1/2 de semillas de sésamo, 1 cucharada de agua, 1 cucharadas de semillas de girasol.

Tamizar las dos harinas con la sal en un cuenco, incorporar la leche en polvo, el azúcar y la levadura seca. Hacer un hueco en el centro y verter el aceite y el agua templada. Amasar ligeramente e incorporar las semillas, seguir amasando fuera del cuenco en una superficie enharinada hasta obtener una masa elástica y homogénea.  Hacer una bola y meter dentro de  un cuenco ligeramente aceitado, tapar con un paño húmero o con papel film. Dejar reposar al menos 1 hora o hasta que doble su volúmen.

Sacar la masa y volver a amasar para quitar el exceso de aire, darle forma alargada. Untar un molde rectangular con un poco de aceite e introducir la masa. Con una brocha, aceitar (también se puede hacer con la clara de un huevo o con algo de leche) un poco la superficie y esparcir más semillas. Dejarlo reposar unos 30 minutos tapado otra vez.  Precalentar el horno a 220º, hornear durante 30 minutos. Cuando pase este tiempo sacar del molde y dejar enfriar sobre una rejilla. Ideal para los desayunos!

Pan rústico y Tagarninas

Un dos en uno que se dice ….La tagarnina es un yerbajo, la verdad, por mucho que algunos la quieran elevar a la categoría de vegetal … lo digo porque viéndola en estado natural (y salvaje) nadie diría que es comestible, bueno salvo alguien con muchísima hambre. Imagino que fue así como acabó en la olla. Es muy entretenida de limpiar, pero a la salida del mercado de abastos, al menos en Cádiz provincia, es habitual encontrarte con un puesto improvisado donde venden bolsas de 500 grs. de tagarninas, ya peladas, limpias y troceadas. Normalmente se añade a los potajes, la berza con tagarninas está de espasmo, pero una de las recetas más populares es “las tagarninas esparragás”. La mía es una versión de esta original, prácticamente los mismos ingredientes pero en formato distinto.

Ingredientes (para dos personas): 500 grs. de tagarninas, dos dientes de ajo, 4  salchichas frescas o 200 grs. de carne picada, 1 vaso de agua, 2 cucharaditas de pimentón dulce, 2 huevos, aceite de oliva y sal.

Saltear los ajos fileteados en el aceite de oliva, cuando se empiecen a dorar, añadir las salchichas troceadas o la carne picada (esta última es la versión original). Cuando esté casi hecha la carne, incorporar el pimnetón rojo y, casi inmediatamente, las tagarninas. Mirad, hay quien les da un pequeño hervor para reblancederlas, yo prefiero cocerlas a fuego bajo con todos los ingredientes, no soy partidaria de hacer las verduras aparte porque pierden sabor y cualidades en el agua de cocción. Además deberíamos acostumbrarnos a que algunos ingredientes hay que moderlos más que otros,  tendemos a ablandarlo todo, hay que distinguir entre algo que está duro al morder y algo que simplemente cruje un poco.

Rehogar un poco las tagarninas y verter el agua. Si quereis hacerlo a pocos. En cuando a la cantidad he puesto un vaso, pero si se prefiere más “caldoso” no hay problema, especialmente si el huevo en vez de frito, va revuelto. Con quince minutos de cocción baja basta, pero provadla y decidid a vuestro gusto. Antes de servir se puede añadir los huevos y hacer un revuelto, insisto, así es en la reeta original. Sólo que a mi me apetecía fritos, con ese pan lo que más apetece es mojar en la yema 😛

Para el Pan rústico … la receta es de Xavier Barriga, de su libro “Pan: hecho en casa y con el sabor de siempre”.

Ingredientes: 500 g. de harina de fuerza, 8g de sal, 320 ml de agua, 5 g. de levadura fresca (de la prensada), 10 g. de germen de trigo. La receta original viene aromatizada con nuez moscada, canela y cítricos … esta opción la he dejado para otra ocasión.

En este libro Barriga incorpora la levadura fresca después de haber amasado todos los ingredientes, a mi me resulta un poco incómodo y, la verdad, no me adapto. Así que lo que he hecho es mezclar la harina con la sal, 300 ml de agua y el germen de trigo previamente tostado, por un lado, y la levadura con el agua restante, por otro. He amasado la primera mezcla, pero justo cuando empieza a aglutinarse, he incorporado la levadura disuelta. Una vez que está completamente amasado todo, he dejado reposar la masa durante 1 hora cubierta con un paño húmedo y alejada de las corrientes de aire. Con esta cantidad salen 4 panes medianos o dos hogazas más grandes, yo he formado las hogazas. Pasada la hora he divido en dos la masa, les he dado forma y las he dejado reposar 2 horas también tapadas. Precalentar el horno a 240º y poner dentro un recipiente con agua para generar vapor. Cuando haya pasado el tiempo de reposo, poner en la bandeja de horno (si se dispone de una piedra, mejor, pero no es mi caso). Bajar la temperatura a 190º y hornear durante 45 minutos.

En fin, hasta otra y disfrutad de los sopones!